Malasia ofrece junglas húmedas y calurosas abarrotadas de fauna, playas hermosas, islas idílicas, sensaciones culinarias y cultura multiétnica.


La guinda del pastel es ver animales en su hábitat natural. Los avistamientos más comunes son nubes de insectos y pájaros coloridos, aunque, con suerte, quizá aparezca algún tapir, un langur plateado o un orangután. Los océanos son igual de abundantes, permitiendo bucear con tubo o hacer submarinismo entre bancos de peces tropicales, corales multicolor, tortugas, tiburones y delfines. Incluso si uno no se mueve de los centros urbanos, hay oportunidades de observar la vida salvaje en el KL Bird Park. Malaca y George Town (Penang), declarada Patrimonio Mundial por la Unesco, presentan unos paisajes culturales y arquitectónicos inconfundibles, conformados a lo largo de medio milenio de intercambio cultural y comercial en el sureste asiático.


Malayos musulmanes, chinos de varias religiones e indios hinduistas y musulmanes se confunden con las comunidades de aborígenes de la Malasia peninsular y los indígenas de Borneo, decenas de tribus conocidas en conjunto como los dayak. Cada grupo étnico tiene su lengua y cultura, al alcance del viajero gracias a las fiestas y a la deliciosa cocina.




Nuestros Partners

Contamos con las mejores alianzas comerciales para brindarte el mejor servicio.